Alice Munro: la literatura como espejo

Ganadora del Premio Nobel de Literatura, 2013

A través de sus historias Alice Munro ha dado vida a una colección de mujeres que no se conforman; niñas diferentes, jóvenes apasionadas que se cuestionan y reflexionan. Personajes que se mueven en entornos cotidianos, en los que es fácil reconocerse, a veces con alegría y otras con dolor.

"Alice Munro" by Wolf Gang is licensed under CC BY-SA 2.0

Su primer encuentro con la literatura y la escritura (como ella misma lo cuenta en el video que les comparto abajo), fue a través del cuento La Sirenita de Hans Christian Andersen, cuyo tristísimo final la movió para escribir uno propio.


Alice pensaba que la protagonista, después de todos los sacrificios que había realizado para quedarse con el príncipe, merecía un desenlace más feliz que en la historia original. Sin embargo, conforme fue creciendo y su obra fue evolucionando, los finales trágicos para sus heroínas comenzaron a hacerse presentes.


"Comienzas escribiendo sobre bellas y jóvenes princesas y terminas escribiendo sobre amas de casa y niños, luego sobre mujeres mayores."

Convencida de que poder contar historias era más resultado del trabajo duro que un don, Alice escribió para darse otra alternativa. Escribió sobre sus experiencias, sobre la vida rural en Canadá, y en un entorno donde las mujeres, quienes usualmente se quedaban en casa, eran más cercanas a la lectura y la escritura que los hombres.


"Pienso que cada vida puede ser interesante, cualquier entono puede ser interesante".

Escribió muchos años con la confianza de saberse la única persona interesada en las historias, sin necesidad de publicarlas, o de compartirlas con otros. Escribió en el tiempo que libre entre sus actividades como madre y esposa. Escribió y en 1963 abrió Munro's Books, junto a su primer esposo, aunque muchos pensaron que estaban locos y morirían de hambre; la librería sigue abierta más de 50 años después en Victoria, en la Columbia Británica.

Interior de la libreía Munro's Books en Victoria. Foto: tomada de Twitter @MunrosBooks

Escribió a pesar de sentirse insegura, de reconocer que algunas historias no eran buenas y de que era un trabajo más difícil del que había pensado.

"Pero nunca me detuve. Pienso que nunca lo hice".

Para acercarse a su universo un gran comienzo es la antología Todo queda en casa (Lumen, 2015) que reúne, traducidos al español, más de una veintena de cuentos que han marcado su carrera, seleccionados por la misma autora.


Nacida en Wingham, Ontario, Alice Munro cumplió 89 años de vida el pasado 10 de julio y aproximadamente en 2012 tomó la decisión de no escribir más y "comportarse más como el resto del mundo".



37 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo